lunes, 18 de julio de 2016

EL SUPERMILLONARIO por Elias Pessaj

EL SUPERMILLONARIO

Esta historia se basa en hechos reales, leer la nota al pie de página


En una empinada torre de cristal de New York, ubicada en pleno corazón de Low Manhattan muy cerca de Wall Street, en el más alto de sus pisos, equipado con dispositivos de seguridad ultrasensibles y de última generación tecnológica, se encontraba la fastuosa, súper y moderna oficina, de uno de los conglomerados de corporaciones más poderoso del mundo y dentro de ella dos hombres discutían acaloradamente. Uno era el CEO de dicho conglomerado y el otro, su amigo entrañable de tantos años. Pero ahora estaban enfrentados en una dura e inflexible competencia, ya que su amigo era el CEO de otro poderoso conglomerado corporativo, y no encontraban un punto de acuerdo, por la diferencia irreductible de opiniones en relación a cómo llevar una operación económica de gran envergadura, que les involucraba a ambos. Se trataba de un asunto muy delicado.

-¡No, John, no cambiaré mi parecer a pesar de todos tus argumentos!-
-Peter – exclamó el segundo- ¡Sigues siendo tan testarudo como siempre!
-Sí, tú lo has dicho, no me moveré un milímetro de mi posición-
-Pero ¿No comprendes? Hay miles de familias en juego- insistió John
-John, John, y tú siempre el mismo sentimental, me resulta difícil entender que con ese rasgo tuyo hayas amasado la fortuna que posees- le espetó en la cara
-Y yo no entiendo cómo es que todavía sigues vivo, que una bala perdida no te ha atravesado todavía ese corazón tan duro e implacable que tienes- le replicó haciendo un gesto con los dedos índice y pulgar de su mano apuntándole.

En lugar de enojarse, los dos se miraron un segundo en silencio y estallando en una sonora carcajada, se levantaron y se abrazaron como en los viejos tiempos.  
Peter miró a su amigo a los ojos y le dijo:

-Sabes que no puedo, está todo lo que construí en riesgo, el mundo no es el mismo de antes, casi ya no hay reglas-
-Es cierto, se ha vuelto más salvaje- respondió John- más avanzado tecnológicamente, pero más salvaje económica y políticamente-
-Sí y la riqueza se concentra cada vez en menos manos- reflexionó Peter- y debemos estar alegres de formar parte de ese reducido número todavía.

Se hizo el silencio en la oficina, solo interrumpido por el ruido de la botella de fino licor rellenando los vasos casi vacíos. Los dos amigos brindaron chocando los cristales y de un trago el exquisito Bourbon desapareció dentro de ellos.

-Se me ocurre una idea, extrema- dijo John
-Me imagino- contestó Peter- algo tipo kamikaze
-Sip- y enseguida contestó- te compro la cadena de empresas que vas a cerrar.
-¡No hablas en serio!- exclamó Peter-esa cadena se va directo al infierno, pérdida total-
-Déjame probar, es mi dinero y es mejor que donarlo en caridad para toda esa gente que se va a quedar en la calle- argumentó John
-¡No, no es lo mismo! Puedes deducir tus donaciones de tus impuestos y no tener ninguna pérdida- replicó Peter
-Tienes razón ¿pero que hay con la dignidad de esa gente?-
- ¿Y que vas a hacer John, para que funcione una empresa que no puede competir, con productos importados que vienen mucho más baratos, por ejemplo de China?-
-Ese será mi problema. ¿Ahora, estás dispuesto a vendérmela?-
-Por supuesto John, solo necesitamos acordar el monto de la transacción-   

Así fue como el supermillonario John salvó a miles de familias, al mantener la fuente de trabajo de la cual recibían su sustento. Una vez en posesión de la cadena, ordenó una serie de directivas inéditas: cursos de alta especialización técnica para sus obreros y manufacturadores. En las mismas sucursales que se contaban en un número cercano al millar, estableció escuelas, comedores, talleres, almacenes de materias primas, líneas de producción, etc. Y cerró el circuito sobre los productos que iba a lanzar al mercado. Reunió un equipo de excelentes colaboradores y ejecutivos, en áreas de investigación clave de la economía mundial y en el más hermético secreto comenzaron a elaborar ideas, estudiar y analizar exhaustivamente su factibilidad, focalizándose principalmente en la alta calidad de materiales y diseño revolucionario con accesorios incluidos para crear el primer Smartphone en el mundo con batería y acumulador solar. La idea era crear en principio una tecnología que superaría no solo a Iphone, sino también a Samsung y a los sistemas operativos Android y IOS. Este sería el producto eje, pero el desarrollo y la producción se orientaba hacia diferentes ángulos: automotores, aviones, componentes para ingeniería espacial y satelital, alta tecnología médica, relojes, televisores, etc., y todo esto apoyándose en la creación de un microprocesador a base de un cristal revolucionario elaborado en sus laboratorios que resistía altas temperaturas y una tolerancia extrema a los impactos. Este logro se había conseguido luego de arduas pruebas y de profundas investigaciones contra reloj, reuniendo para ello un grupo de cerebros de élite.

Dos años después esa cadena condenada a muerte, se posicionaba como una de las más importantes corporaciones en el mercado mundial y era el centro de atención de todas las otras corporaciones del mundo. Organizaron una feria internacional donde exponían todos sus productos y revelaban sus proyecciones hacia el futuro inmediato, provocando una verdadera revolución, porque nadie quería quedar afuera, todo el mundo ansiaba ser invitado. En la inauguración se volvieron a encontrar los dos viejos amigos.

-¡Es increíble lo que has hecho John!- exclamó Peter- ¡Evidentemente eres un genio!

John sonrió y estrechó a su amigo con un fuerte abrazo diciéndole:

-Fue gracias a ti mi amigo-
-¿Cómo es eso, que tengo que ver yo en todo esto?- preguntó intrigado
- Si no hubiéramos tenido aquella discusión nunca hubiera sucedido esto-
-¡Ok, está bien!- dijo Peter- ¡Pero ahora eres el propietario de una de las corporaciones más poderosas del mundo!-
-Te equivocas mi amigo, no soy el propietario- le contestó John
-¿Cómo es eso?  ¡Explícame por favor!- requirió ansioso
-Toda la corporación es una gran cooperativa y yo solo poseo una pequeña parte y lo mismo sucede con todos los que trabajamos en ella-

Peter abrió sus ojos y casi se le salían de las órbitas…
-¿Quieres decir que…?-
-Si- no le dejó terminar- todos somos dueños de esta gran corporación, que nació como una idea colectiva- decía John ante la mirada perpleja de su amigo Peter.

-Desde el primer ejecutivo hasta el último obrero- concluyó John

MOVIMIENTO AMOR GRATIS

Elias Pessaj
SER O NO SER
Aquí y ahora…


NOTA: Robert Owen (1771-1858) fue un empresario millonario exitoso, que fundó el socialismo inglés en el cual se afirma el Partido Laborista Británico. No predicaba la lucha de clases de Karl Marx, sino la doctrina de la Fratenidad Humana. Llevó primero sus ideas reformistas a su fábrica y luego en las “colonias” de New Harmony que fundó en Estados Unidos y de Harmony Hall en Gran Bretaña. Owen es considerado como el padre del Cooperativismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario